Como expertos en sondeos y perforaciones en Segovia hemos llevado a cabo un gran número de proyectos orientados a construir un pozo y aprovechar el agua subterránea en una finca o explotación agrícola. Para ello es esencial ponerse en manos de profesionales que sepan gestionar, no solo el proceso de perforación, sino todo el papeleo que implica la legalización de un pozo. En este tema existen varias cuestiones esenciales.

En primer lugar, es necesario saber cuánta agua se va necesitar de dicho pozo. Para ello es recomendable contar con la ayuda de un ingeniero agrónomo que pueda dar un cálculo estimado. En caso de que se necesiten más de 7000 metros cúbicos al año, para legalizar el pozo se necesitará solicitar una concesión de aguas, cuyos requisitos son más exigentes. Estas cifras pueden variar en función de si el pozo se encuentra en una zona protegida por el plan hidrológico, como puede ser el perímetro del Guadalquivir.

Además, como expertos en sondeos y perforaciones en Segovia, siempre recordamos la importancia de diferenciar entre las aguas subterráneas y las aguas superficiales. El agua superficial es aquella que se puede filtrar por la cercanía de un río u otra masa de agua, que estaría considera como perteneciente a la zona de policía de cauces. Por ello, si el pozo está a menos de 100 metros de un río o de una masa de agua pública, la legalización del pozo puede complicarse.

En un nuevo artículo de Sondeos Seymar seguiremos explicando qué detalles tener en cuenta a la hora de la legalización de un pozo.