Mucho tiempo ha transcurrido desde la primera vez que el ser humano exploró la tierra en busca de recursos hídricos hasta llegar a los modernos sondeos y perforaciones en Segovia de la actualidad. Aquellas perforaciones y construcciones rústicas poco tenían que ver con las que se afrontan hoy en día, mediante la tecnología más moderna y los sistemas de perforación en Segovia específicamente ideados para cada necesidad y terreno. Sin embargo, como se suele decir, es de bien nacidos ser agradecidos: de aquellos loables esfuerzos, es de donde venimos nosotros.

Por eso, desde nuestra empresa especializada en sondeos y perforaciones en Segovia, queremos contarte cómo satisfacían los primeros grupos humanos sus necesidades de agua potable: 

Las primeras evidencias de explotaciones mineras del agua datan de la época neolítica, y por tanto, para sus construcciones, solo se utilizaban herramientas de piedra.

El pozo más antiguo del que se tiene constancia fue excavado en Siria hace unos nueve mil años: tenía tan solo dos metros de diámetro, y una profundidad de escasos cuatro metros.

Ya en Europa, el pozo más antiguo que se ha encontrado está en Alemania. Tenía trece metros de profundidad, y aún hoy se conservan algunas de las maderas que se utilizaban para su revestimiento interno.

De la España de la Edad de Bronce, data el pozo más antiguo bajo nuestras fronteras: está en Daimiel, Ciudad Real, y tiene dieciséis metros de profundidad. 

No es hasta la época grecorromana cuando encontramos las primeras alusiones escritas sobre la existencia de aguas subterráneas. Marco Vitruvio fue el primero que abordó esta cuestión, basando sus estudios en la emanación de vapores de la tierra. 

Su método, adaptado por Paladio, Plinio y Casiodoro, fue utilizado hasta el siglo XIX, momento en el que se abandonó por sus evidentes limitaciones.

En Sondeos Seymar, hemos recogido esta milenaria tradición, para ofrecerte los mejores servicios de perforación de pozos en Segovia.